¿Puede someterse un menor a una intervención de cirugía estética?

Clínica IMEMA - Puede someterse un menor a una intervención de cirugía estética

Escuchamos con frecuencia que cada vez son más los jóvenes que deciden someterse a algún tratamiento de cirugía estética. Sin embargo, la demanda de jóvenes en España es bastante limitada. Si bien es cierto, que la mayoría de las cirugía de este tipo no están recomendadas para pacientes que no han terminado de desarrollarse. No es de extrañar, entonces, que del grueso de intervenciones quirúrgicas dentro de nuestras fronteras, sea  sólo un 1,5% se realice en menores de edad. La intervención, por excelencia, a estas edades es la otoplastia.

Las famosas orejas de soplillo son uno de los grandes problemas estéticos, que pueden aparecer a edades tempranas. Aunque, también es cierto, que hoy en día existe cierto debate sobre si este tipo de intervención responde a cuestiones estéticas o reparadoras. Unas orejas grandes o inusualmente despegadas del craneo pueden causar daños emocionales entre las personas que cuentan con esta patología, por lo que además de corregir la malformación, se trabaja para mejorar la autoestima y la confianza del paciente.

Además de la otoplastia, se pueden realizar otras intervenciones con menores, pero siempre para corregir problemas que además de una malformación puedan derivar en problemas de salud. Como, por ejemplo, algún tipo de deformidad en la nariz que origine problemas respiratorios. En cualquier caso, la cirugía plástica estética en menores en el territorio nacional es casi inexistente. La cifra es inferior a las 500 operaciones anuales.

Realmente, en España no existe una normativa específica que regule la aplicación de este tipo de tratamientos en pacientes menores de edad. Aunque, el marco legal establece que todo menor que quiera someterse a alguna operación deberá contar con la autorización de sus padres o tutores legales. De hecho, organizaciones como el SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora) señalan que es ineludible que los menores vayan acompañados de sus tutores legales.

Por otra parte, el cirujano deberá ser un profesional que cuente con la titulación necesaria para poder valorar la madurez psicológica del menor que va a pasar por el quirófano. Habrá que analizar si quiere someterse al tratamiento por sí mismo o si, más bien, es algo que deciden sus padres, sin que a él le interese especialmente.

Desde Clínica Imema queremos destacar que será labor del cirujano hacer comprender al paciente y a sus padres las expectativas realistas que pueden mantener respecto a la intervención. La otoplastia puede realizarse en menores sin mayor problema, ya que no es una parte corporal que vaya a verse afectada por el desarrollo. Pero, otras técnicas zonas sí se verán afectadas, como pueden ser las mamas femeninas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top