Recomendaciones básicas para proteger nuestro cabello en verano

Clínica IMEMA - Recomendaciones básicas para proteger nuestro cabello en verano

Adoramos el verano por muchas razones. El buen tiempo invita a hacer un millón de actividades al aire libre. Las jornadas de playa y piscina se suceden. Disfrutamos de todas aquellas actividades que no podemos hacer, o no apetecen tanto, durante el invierno. Pero todos somos conscientes de que los rayos del sol que tanto nos gustan pueden dañar nuestra piel o nuestro cabello. Cada vez estamos más concienciados sobre la necesidad de usar fotoprotector para no quemarnos la piel, pero no lo estamos tanto sobre los cuidados necesarios para proteger nuestra salud capilar.

No se trata sólo de los rayos ultravioleta, sino que existen otros agentes externos que pueden alterar la apariencia de nuestra cabellera. La sal del agua marina o los productos químicos que encontramos en una piscina no contribuyen a mejorar la apariencia de nuestro pelo. Cuando la abrasión llega a nuestro cabello, es habitual escuchar el término “quemado” para referirse a su estado. En realidad, tiene todo el sentido del mundo, ya que el calor estival puede dañar la médula capilar.

Principales daños capilares en verano

Pelo encrespado

El pelo seco es más vulnerable a los daños por exposición solar. Existe un problema frecuente en verano que atormenta a la mayoría de las mujeres: el pelo encrespado. Este antiestético efecto se produce porque el pelo seco absorbe mucha humedad del ambiente. Este hecho produce que la cutícula se hinche y se rompa en muchas partes. El pelo coge volumen, pero su apariencia no será saludable y no será un pelo suave y bonito.

Daños por el cloro

En una piscina encontramos varios elementos químicos que pueden estropear nuestro cabello. El cloro, por ejemplo, elimina la capa de gas natural que contiene el cabello. Los colores más rubios pueden, también, adquirir un color verdoso debido a las moléculas de cobre que se encuentran en la piscina.

Daños por el salitre

La sal del agua marina absorbe el agua de nuestro pelo, así como de la piel. Es decir, reseca el cabello que puede romperse o encresparse más fácilmente con la finalización del verano.

En Cínica Imema queremos destacar que, en estos meses de calor, puedes ayudar a tu pelo a combatir los agentes externos que acabarán por estropearlo. Para evitar las puntas abiertas, podemos comenzar por un corte de pelo que nos ayude a tener una imagen más fresca de cara al verano.

Será importante protegerlo del sol, usar algún producto con fotoprotector puede ser de gran ayuda. Puedes utilizar un acondicionador antes de zambullirte en el mar y lo más adecuado será aclararlo bien después de cada baño. Finalmente, puede cambiar tu champú y productos de higiene personal y elegir una formulación que ayude a su hidratación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top