Dermatoscopia digital - Técnica - Clínica IMEMA

imema - Instituto Médico Estético de Madrid

RESERVA TU CITA: Teléfono imema Instituto Médico Estético de Madrid

EL EXPERTO OPINA

"La dermatoscopia es en la actualidad el método diagnóstico más fiable para la detección precoz del cáncer de piel. Cada día comprobamos como nos permite detectar y tratar antes estos tumores."

Preguntas frecuentes

Dermatoscopia

Producto relacionado

Cirugía Dermatológica

DERMATOSCOPIA

La dermatoscopia es una técnica diagnóstica que se emplea para la detección de tumores malignos de la piel, así como para el seguimiento de los lunares en toda la superficie cutánea.

Se indica para personas con riesgo de tener cáncer de piel y para aquellos pacientes con muchos lunares difíciles de controlar “a simple vista”; también es útil en los casos donde hay pocos lunares pero que son “atípicos”, es decir, presentan alguna irregularidad en la forma, color, bordes… etc.

La Técnica

Esta técnica aplica una lente especial (dermatoscopio) que permite ver los detalles de los lunares estudiados en profundidad y con aumento.

Es muy útil para ayudar al dermatólogo a definir la naturaleza de las lesiones cutáneas y, en especial, la benignidad o malignidad de los nevus (lunares o pecas).

Algunos de los signos de alerta que nos pueden orientar  a la hora de detectar una posible lesión maligna sobre la piel responden a las siglas ABCD (denominados así por la Organización Mundial de la Salud), que responden a las siguientes características:

  1. Asimetría del lunar. Los lunares benignos suelen ser redondos y simétricos.
  2. Borde irregular. Poco nítido en forma de arco o de zigzag.
  3. Coloración. La pigmentación es poco uniforme con zonas claras, oscuras o con distintos colores.
  4. Diámetro. Superior a 6 milímetros. Los lunares suelen ser más pequeños.

En dermatoscopia se aplican parámetros propios, como son la presencia del llamado "retículo pigmentado".

Esta avanzada técnica de diagnóstico también permite diferenciar con seguridad otros tipos de tumores cutáneos, como son los carcinomas basocelulares y espinocelulares, estableciendo diferencia con tumores benignos como los dermatofibromas.

Los Resultados

Mediante la dermatoscopia se obtiene una seguridad muy elevada en el diagnóstico y seguimiento de lunares, así como en el diagnóstico precoz de nuevos tumores cutáneos, permitiendo su tratamiento de forma rápida en fases iniciales. Debido a su elevada sensibilidad y especificidad también permite evitar cirugías innecesarias que dejarán cicatrices de por vida. Todo ello mediante un procedimiento inocuo y sin molestias para el paciente.