prueba

imema - Instituto Médico Estético de Madrid

RESERVA TU CITA: Teléfono imema Instituto Médico Estético de Madrid

¿Qué es la poiquilodermia de Civatte?

dermatólogos

Aunque, lo más probable, es que este nombre no te suene de nada, se trata de un signo de fotoenvejecimiento que se caracteriza por una dermatosis. Sus síntomas más evidentes son: hiperpigmentación, atrofia o adelgazamiento de la piel, así como dilataciones de los vasos superficiales. Poiquilodermia es un término que define la aparición de una coloración marrón o rojiza en la dermis. Pero, en el caso de la patología de Civatte hace referencia a las lesiones provocadas por el sol en las zonas de mayor exposición, como son las mejillas, el cuello o el escote. Nuestros dermatólogos aseguran que este problema estético se da, con mayor frecuencia, en mujeres de entre 40 y 50 años.

Una exposición inadecuada de la piel a la radiación solar puede convertirse en un problema, pero además, el perfume crea un efecto lupa que genera estas lesiones en la piel y que, en muchas ocasiones, se confunde con una reacción alérgica. Las colonias y perfumes en sí no son el problema, aunque es mejor evitar su aplicación directa sobre la piel que va a quedar expuesta al sol. Sobre todo, si tenemos en cuenta que son algunos componentes específicos de estas fragancias los que pueden desencadenar la dermatosis. En cualquier caso, nada de esto ocurrirá a no ser que tomemos el sol de forma continuada. Algo que hacemos habitualmente con la llegada del buen tiempo.

Los desajustes hormonales también favorecen la aparición de la poiquilodermia de Civatte, más aún durante la menopausia. Desde Clínica Imema queremos destacar que lo más adecuado es consultar con un dermatólogo para que realice el diagnóstico seguro, ya que muchas veces se puede confundir con una alergia u otras enfermedades de mayor consideración.

Aunque no existe un tratamiento para combatir este problema, lo cierto es que algunas prácticas de medicina estética pueden mejorar la apariencia de la piel en las zonas afectadas. Una de las cuestiones más importantes para minimizar la presencia de estas lesiones cutáneas será utilizar un fotoprotector solar de calidad, aunque no vayamos a la playa o a la piscina. De hecho, este hábito deberíamos mantenerlo durante todo el año, porque incluso en días nublados los rayos nocivos del sol pueden alcanzarnos.

This entry was posted in Dermatología and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario