Todo lo que debes saber sobre los tratamientos estéticos con infiltraciones

medicina estética

Gesticulamos constantemente, aunque no seamos demasiado conscientes de ello. A lo largo del día, hacemos diferentes gestos como masticar, sonreír o fruncir el ceño. Todas estas acciones conllevan el movimiento de diferentes músculos de la cara y, con el paso del tiempo, surgen las temidas líneas de expresión y pequeñas arrugas, sobre todo en la zona de los ojos y la boca. En el campo de la medicina estética existen varios tratamientos para combatir estas muescas que los años van dejando en nuestra piel y que envejecen nuestro rostro. Las infiltraciones para rellenar las zonas deprimidas son la mejor opción para estos problemas.

Sin embargo, las técnicas de infiltración y relleno no sólo son la solución ideal para esas primeras arrugas, además son muy efectivas para aumentar el volumen de los labios o los pómulos. La manera de proceder es sencilla, se introducen diferentes sustancias en las zonas a tratar previa aplicación de anestesia local y su duración es mínima, apreciándose los resultados casi desde el primer momento y sin intervención quirúrgica.

Después del tratamiento, es recomendable utilizar cremas y cosméticos específicos para realzar los resultados obtenidos. Además, durante los primeros días se realizará un control médico para chequear que todo va según lo previsto. Las sustancias que se aplican para estas técnicas han sido aprobadas por la Agencia Española del Medicamento y el Ministerio de Sanidad y, por lo tanto, son seguras y no suponen ningún riesgo para la persona que recibe las infiltraciones. Normalmente, los fármacos empleados son reabsorbibles y sus efectos desaparecen con el paso del tiempo, y trascurrido éste, el paciente puede someterse a un nuevo tratamiento.

En Clínica IMEMA apostamos por las firmas más prestigiosas en la elaboración de estas sustancias de relleno, siendo la toxina botulínica una de las más empleadas, sobre todo en la zona del entrecejo o la frente. Un procedimiento que está dando muy buenos resultados es la infiltración de grasa propia del paciente que se extrae de otras zonas de su cuerpo. Finalmente, también se pueden infiltrar otras sustancias beneficiosas, como vitaminas, para mejorar el estado de nuestro cutis y la apariencia de nuestro óvalo facial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top